Regalos promocionales para hacer nuevos clientes

Los regalos promocionales llevan mucho tiempo entre nosotros. La razón es sencilla, estos se revelan como una excelente herramienta para promocionar un producto o servicio durante las 24 horas del día y en muy distintos escenarios cuando el obsequio regalo resulta de verdadero interés para quienes lo reciben.

De ahí que sea tan importante diseñar una buena estrategia que determine por qué es mejor hacer regalos promocionales que sampling o si es mejor combinarlo, cuál es la mejor fecha para llevarla a cabo, cuál es el lugar idóneo para dar con potenciales consumidores o si el reparto tiene que estar dirigido a un perfil concreto o lo que nos interesa es expandir al conjunto de la sociedad aquello que hacemos a través de regalos que inviten a conocernos.

Una serie de factores que influirán de manera decisiva en el éxito o el fracaso de cada acción de street marketing en la que hagamos entrega de unos presentes promocionales que inviten a su uso, paseo y exposición constante, lo que no resulta nada sencillo.

Regalos promocionales de éxito

Para conseguir los objetivos marcados en el plan de actuación es necesario dar con un producto que genere ganas de usarlo en quienes lo reciben. Porque estos, por definición, deben ayudar a incrementar el reconocimiento y la notoriedad de la firma que los entrega.

Uno de los errores más habituales que cometen las empresas que se lanzan por primera vez a una acción de reparto de regalos con fines promocionales es pensar que los productos que regalan que tienen que estar estrechamente relacionados con su proyecto. Nada más lejos de la realidad.

Da lo mismo si se trata de una camiseta, de un bolígrafo, de una bolsa de tela, de una tote bag o de un abanico si estos cumplen una función importante para quien lo recibe y le cae en gracia a este y a quien se lo ve utilizándolo. Cuando esto ocurre se está abriendo la puerta a que quienes no nos conocen lo hagan y a hacer branding con quienes sí nos conocen.

Según apuntan estudios como el que hacía público recientemente PPAI, el reparto de productos promocionales es una de las formas más efectivas en términos de rentabilidad y número de impresiones. Así sucede, al menos, cuando se diseñan con un objetivo claro y respondiendo a las preguntas que lanzábamos al principio del post.

Tal y como apunta el organismo citado anteriormente, la media de conservación de los productos regalados suele superar los cinco meses, lo que significa miles de impactos publicitarios en el conjunto de la sociedad que repercuten en la imagen de marca.

En esa misma línea, PPAI apunta a que casi nueve de cada diez receptores de este tipo de obsequios recuerda la marca y a lo que se dedica, así como el lugar en el que lo recibió. Además, por si esto fuera poco, el estudio subraya que quienes reciben presentes promocionales mejoran la imagen de la firma que lo regala y, en uno de cada tres casos, le ayuda a decidir compras futuras en favor de la empresa en cuestión.

Regalos promocionales para ecommerce

Una de las acciones de marketing más socorridas por todo tipo de empresas son las campañas de sampling o entrega de obsequios promocionales. Una serie de acciones que tiene como fin fidelizar a aquellos que ya confían en nosotros y acercarnos a aquellos que no nos conocen o hasta la fecha han estado apostando por la competencia.

Esta técnica de marketing a corto plazo debe llevarse a cabo después de que se haya elaborado un plan de acción estratégico en el que quede claro por qué hemos apostado por este tipo de acción, qué detalles vamos a regalar, cómo lo vamos a hacer y cuándo en busca de los mejores resultados posibles.

Tipos de productos promocionales

A la hora de elegir el producto que vamos a regalar a nuestros clientes no podemos olvidar el objetivo que queremos alcanzar ni en aquellos que van a recibir el regalo promocional.

Uno de los más habituales y económicos son las muestras de nuestros productos. Una estupenda manera de incitar a aquellos que no nos conocen y nos van a usar por aquello de que ha caído en sus manos un producto que tiene un coste de manera gratuita.

Otros de los que más socorridos son los que se engloban dentro de la empresa. Estos son cualquier detalle por pequeño que sea que tenga visible el nombre de nuestra empresa es susceptible de influir en futuras decisiones compra, como vienen indicando distintos estudios recientes.

Dentro de estos encontramos al siempre bien acogido material de oficina. Una vez repartido entre los empleados, podemos tomar todos los sobrantes para regalar a nuestros clientes, ya sea para darle uso en su lugar de trabajo o en su casa.

También son muy habituales los regalos textiles. Estos suelen ir desde camisetas hasta gorras, pasando por complementos como pulseras o pañuelos, siempre, claro está, con el logo visible de la empresa.

Uno de los que mejor encaje viene teniendo de un tiempo a esta parte es todo aquel vinculado al cuidado personal. Aquí incluiríamos tanto peines como crema hidratante, bálsamo labial o algún complemento de maquillaje.

No podemos dejar de enumerar en esta clasificación a los regalos promocionales que tienen por objetivo decorar una casa o ser utilizado en las tareas domésticas, ya que consiguen una gran visibilidad.

Por último, citar los vinculados a la tecnología. A menudo más caros pero de los más deseados por todos, sobre todo los más jóvenes.

Independientemente del tipo de regalo para ecommerce que elijamos, estos deben resultar atractivos y útiles para quienes lo reciben. Si no lo son podríamos acabar consiguiendo el efecto negativo. Ya que un regalo que se rompe con facilidad, deja de servir al poco tiempo o es visto como de poca utilidad puede provocar que esos valores negativos se acaben asociando a nuestra empresa.

Esa es la razón por la que todos los objetos promocionales que regala una empresa deben ser de calidad, coherentes con nuestra filosofía y los valores que promovemos, atractivos para nuestro target, provechoso para ellos y original y novedoso.

Regalos promocionales con los que fidelizar tus clientes

A todo el mundo le hace ilusión recibir un regalo. Sea el que sea y venga de donde venga. Esa es la razón por la que los regalos promocionales han venido ganando terreno como estrategia de marketing. Una estrategia que pretende despertar emociones en un determinado público objetivo produciendo placer y reforzando el pensamiento positivo, tal y como indican distintos estudios sobre este tipo de mercadotecnia.

Esa es la razón por la que los regalos promocionales, sobre todo si están hechos pensando en el target al que se dirigen y dan en la diana, sirven tanto para llamar la atención, como para motivar a la compra de la muestra que se regala o de otros productos de esa marca con la que se ha generado un vínculo a través de esta acción de marketing directo.

Y es que, como toda acción de marketing para que esta resulte lo más efectiva posible, debemos tener en cuenta una serie de elementos que marcarán la diferencia entre el éxito y el fracaso.

Regalos para clientes

Creatividad: A la hora de servirse de regalos promocionales debemos evitar regalar siempre lo mismo o aquello que ya les han podido regalar desde otras empresas del mismo sector u otros similares. Son muchísimos los portales online, como Keke, que hoy en día ofrecen un enorme catálogo repleto de opciones de regalos promocionales que garantizan el éxito de la acción.

Visibilidad de la marca: En este aspecto tenemos que tener en cuenta que una cosa es dar visibilidad a la empresa que regala y otra muy distinta que el logo se imponga de tal manera que su presencia convierta el objeto regalado en incómodo o poco deseable de mostrar o utilizar públicamente. Por ejemplo, en el caso de una toalla, este se puede colocar en la zona central con un tamaño relativamente pequeño que incite a leerlo, pero no invada el diseño ni moleste en exceso su presencia. En un mechero o un USB, este puede gozar de un lugar mayor ya que no resulta tan importante el espacio que este ocupa.

-Estudiar qué les gusta a nuestros clientes: Hay consumidores de determinados productos a los que se les puede satisfacer con un boli y otros a los que es mucho más fácil hacerlo con un altavoz blootooth o una memoria USB. Es capital conocer nuestro target y qué tipo de regalo que podemos permitirnos les atraería más.

-Elige el mejor momento para regalar: Son muchas las fechas que se pueden emplear para regalar algo a nuestros clientes. Navidad, el día de la madre y del padre, el aniversario de su primera compra o suscripción, su cumpleaños o el de la empresa son algunos ejemplos. Dicen los expertos que elegir una fecha señalada multiplica el impacto del regalo.

-Regalos prácticos y duraderos: No es lo mismo regalar un abrecartas que una taza. El primero difícilmente será usado nunca y el segundo quizás todos los días varias veces. Si queremos asegurarnos de que es así, nada mejor que personalizar al máximo el regalo.

Tanto si los entregamos en mano, como en actos promocionales o a través de una acción de buzoneo complementada con un folleto informativo estaremos optando por una estrategia de marketing de lo más efectiva.