La formación como regalo interno en las empresas

Las formas de conseguir trabajadores competentes, felices y, en definitiva, más comprometidos con nuestro proyecto y por lo tanto más productivos son muchas.

Una de ellas son las promociones, los incentivos por ventas, los dividendos por resultados o los detalles en función de los resultados de cada ejercicio, yendo estos desde un mínimo obsequio hasta auténticos regalazos, dependiendo tanto de la firma como del volumen de negocio con el que trabajan los distintos departamentos.

No obstante, uno de los mejores regalos que las empresas pueden realizar a sus trabajadores están vinculados con la formación constante destinada a la mejore de las capacidades profesionales de sus empleados en cada uno de sus campos. Algo que se traduce en una mayor capacitación de las plantillas, en trabajadores más y mejor cualificados y, en resumen, en personal preparado para crear de la mano de la empresa.

Ya sea a través de cursos enfocados a sus competencias, de cursos de idiomas, de liderazgo o que les pongan al día de las nuevas herramientas y sistemas de trabajo que van apareciendo cada poco tiempo, lo cierto es que son muchos los proyectos destinados a formar empleados que los empresarios deberían tener muy en cuenta en beneficio de sus trabajadores y de ellos mismos.

Solo hay que ver la cantidad de empresas y proyectos de formación de trabajadores que están apareciendo, la calidad de sus cursos, los precios competitivos que ofertan y, más recientemente, la posibilidad de ofrecer los cursos online en empresas como Academia Arquímedes en busca de una mayor flexibilidad tanto a la hora de atenderlos como a la hora de presentarse a exámenes de capacitación.

Estos permiten, tanto integrarlos en el horario laboral, toda vez forma parte de una serie de competencias que van a ser puestas en marcha en el día a día y durante los quehaceres diarios de los empleados, o bien fuera de ellos, para lo que se suele compensar con distintos tipos de incentivos.

Sea cual sea la fórmula elegida, lo cierto es que este tipo de cuidados internos dentro de las empresas son tenidos cada vez más en cuenta a la hora de escoger una u otra oferta de trabajo, además de mejorar notablemente la imagen que los profesionales de todos los sectores tienen de determinadas fórmulas de trabajo, promoción y trato a los empleados de una determinada firma.

Formación empresarial interna

No obstante, el trabajador que asiste a estos cursos recibe una formación que le convierte en un mejor profesional y más capacitado, que se podrá portar a otro proyecto en el caso de que decida sumarse a otro que le mejore las condiciones laborales o le cuide más, por lo que recibir formación sufragada por parte de una empresa, podemos concluir, solo tiene efectos positivos sobre las que deciden incorporarlos a su actividad.

En un mundo global, cada vez más competitivo, y donde los empleados necesitan estar a la última y sentir que forman parte de un proyecto del que vale la pena formar parte, formar a los trabajadores es el mejor regalo para la propia empresa.