Regalos de empresa personalizados para empleados

Cuidar a los trabajadores de una empresa es un factor imprescindible para conseguir los mejores resultados, fidelizar a los clientes y garantizar a largo plazo la supervivencia de un proyecto empresarial, tal y como vienen repitiendo una y otra vez los gurús del sector empresarial a nivel mundial.

Algo que no significa ni tener que estar agasajando en todo momento a tus empleados ni tener que realizar jornadas mensuales de convivencias en espacios rurales en busca de conseguir un ambiente idílico que difícilmente está al alcance de la mayoría de las empresas que forman parte del tejido empresarial patrio.

Sin embargo, y aunque sea una vez al año, cada vez son más las empresas que, cuando los resultados marchan y sus trabajadores se han empleado visiblemente a fondo, tienen detalles para con ellos yendo estos desde bonus económicos porcentuales tras lucrativos negocios para la empresa hasta experiencias de todo tipo mucho más personalizadas que hacen ver que se ha pensado en ellos a la hora de realizar un regalo inolvidable.

En este sentido distintas empresas vienen realizando acciones tan personales como el regalo de un bono de viaje para que este disfrute con su familia de un fin de semana, una ayuda económica extra cuando este tiene hijos o personas a cargo en su casa, el pago de un curso de verano en el extranjero para los hijos, una sesión de spa para el trabajador y su pareja y hasta el pago de un injerto capilar en Turquía para aquellos empleados que han dejado caer les gustaría realizárselos pero no encuentran el momento, sobre todo por sus obligaciones laborales.

Sin duda, una serie de regalos notables que no están al alcance de todo tipo de empresas, que no son aplicables a todos los trabajadores por el coste que esto supone, y que están más enfocadas al reconocimiento de aquellos responsables de departamentos exitosos o particulares que incurren en necesidades puntuales que no están al alcance de su bolsillo.

Todo un valor añadido para los proyectos empresariales que quieren diferenciarse de sus competidores por su manera en la que entienden deben cuidar su empresa y repartir dividendos cuando las cosas van de cara, en lugar de lo que se ha venido haciendo desde tiempos inmemoriales en muchas de las grandes firmas de nuestro sector empresarial.

Detalles para trabajadores

En el caso de las pequeñas y medianas empresas con pocas posibilidades económicas, basta con tener un pequeño detalle con los empleados cuando las cosas van bien o en fechas señaladas -sobre todo cuando los regalos están personalizados pensando en cada uno de ellos de forma unitaria- para conseguir estrechar ese vínculo entre trabajador y empresa tan necesario hoy en día en busca de la identificación de los empleados con sus proyectos y, de la mejora de la imagen de la empresa a nivel interno y, en definitiva, de la máxima implicación de los trabajadores para conseguir la máxima productividad en su día a día. Para ello no es necesario invertir grandes cantidades.