Regalos promocionales con los que fidelizar tus clientes

A todo el mundo le hace ilusión recibir un regalo. Sea el que sea y venga de donde venga. Esa es la razón por la que los regalos promocionales han venido ganando terreno como estrategia de marketing. Una estrategia que pretende despertar emociones en un determinado público objetivo produciendo placer y reforzando el pensamiento positivo, tal y como indican distintos estudios sobre este tipo de mercadotecnia.

Esa es la razón por la que los regalos promocionales, sobre todo si están hechos pensando en el target al que se dirigen y dan en la diana, sirven tanto para llamar la atención, como para motivar a la compra de la muestra que se regala o de otros productos de esa marca con la que se ha generado un vínculo a través de esta acción de marketing directo.

Y es que, como toda acción de marketing para que esta resulte lo más efectiva posible, debemos tener en cuenta una serie de elementos que marcarán la diferencia entre el éxito y el fracaso.

Regalos para clientes

Creatividad: A la hora de servirse de regalos promocionales debemos evitar regalar siempre lo mismo o aquello que ya les han podido regalar desde otras empresas del mismo sector u otros similares. Son muchísimos los portales online, como Keke, que hoy en día ofrecen un enorme catálogo repleto de opciones de regalos promocionales que garantizan el éxito de la acción.

Visibilidad de la marca: En este aspecto tenemos que tener en cuenta que una cosa es dar visibilidad a la empresa que regala y otra muy distinta que el logo se imponga de tal manera que su presencia convierta el objeto regalado en incómodo o poco deseable de mostrar o utilizar públicamente. Por ejemplo, en el caso de una toalla, este se puede colocar en la zona central con un tamaño relativamente pequeño que incite a leerlo, pero no invada el diseño ni moleste en exceso su presencia. En un mechero o un USB, este puede gozar de un lugar mayor ya que no resulta tan importante el espacio que este ocupa.

-Estudiar qué les gusta a nuestros clientes: Hay consumidores de determinados productos a los que se les puede satisfacer con un boli y otros a los que es mucho más fácil hacerlo con un altavoz blootooth o una memoria USB. Es capital conocer nuestro target y qué tipo de regalo que podemos permitirnos les atraería más.

-Elige el mejor momento para regalar: Son muchas las fechas que se pueden emplear para regalar algo a nuestros clientes. Navidad, el día de la madre y del padre, el aniversario de su primera compra o suscripción, su cumpleaños o el de la empresa son algunos ejemplos. Dicen los expertos que elegir una fecha señalada multiplica el impacto del regalo.

-Regalos prácticos y duraderos: No es lo mismo regalar un abrecartas que una taza. El primero difícilmente será usado nunca y el segundo quizás todos los días varias veces. Si queremos asegurarnos de que es así, nada mejor que personalizar al máximo el regalo.

Tanto si los entregamos en mano, como en actos promocionales o a través de una acción de buzoneo complementada con un folleto informativo estaremos optando por una estrategia de marketing de lo más efectiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *