Regalos publicitarios sostenibles y biodegradables

Uno de los aspectos más valorados por los consumidores y que más tienen en cuenta a la hora de configurar la imagen de un proyecto empresarial y por ende de empujarles a comprar allí o en la competencia es el que tiene que ver con el respeto al medio ambiente y el cuidado de nuestro planeta.

Esa es la razón por la que cada vez más empresas están invirtiendo mayores cantidades de dinero en todo tipo de proyectos relacionados con la sostenibilidad del planeta y, también, en comunicaciones de marketing que hagan de altavoz de todas estas acciones que tanta importancia tienen para los nuevos consumidores. Eso sí, siempre y cuando estos no detecten que se trata de una actitud forzada o impostada en busca de mejorar su imagen.

En lo que a nosotros nos afecta, esto está suponiendo una apuesta decidida por todo tipo de proyectos de todo tipo de sectores por la adquisición de artículos y regalos de empresa, tales como cajas y bolsas publicitarias o detalles para con los trabajadores, proveedores o clientes, que responden a esa idea de sostenibilidad.

Algo en lo que Keke lleva poniendo mucho mimo desde que inició el proyecto y que se traduce en una oferta de bolsas de papel, de rafia, de PVC, de algodón o de no tejido. En cuanto a este último, para los que no lo sepan, se trata de un material elaborado con componentes exentos de contaminantes y, por lo tanto, que no afectan al medio ambientes.

Además de estas bolsas, también se encuentran bolsas biodegradables de rafia elaboradas íntegramente con productos reciclados y reutilizables, como también lo será la bolsa una vez se rompa o pensemos que ya es el momento de que pase a mejor vida, al depositarse en algún contenedor de reciclaje orgánico.

Tanto unas como otras son ideales para ser utilizadas tanto en comercios como en supermercados o incluso como bolsa de playa, siendo esta última utilidad una de las más utilizadas provocando que muchas empresas estén recurriendo a ellas como regalo promocional de empresa, sabedores de la proyección que estos objetos de uso diario tienen al exponerse en lugares tan concurridos como playas o piscinas.

Al igual que sucede con las bolsas, Keke también apuesta por la presencia de cajas biodegradables y cuidadosas con el medio ambiente como lo son las cajas de cartón, ideales para embalar o transportar cualquier cosa así como para almacenar todo tipo de objetos o guardar vino, vajillas o juguetes, entre otras muchas cosas.

Regalos publicitarios de empresa que cuidan el planeta

Y es que, tanto las bolsas bio como las cajas de cartón reciclables permiten la impresión de todo tipo de mensajes promocionales y publicitarios proyectando esa imagen de respeto por el medio ambiente a nuestro proyecto empresarial.

No obstante, el mayor uso que se hace de este tipo de soportes es el vinculado al envío de productos para clientes. En el caso de que estés pensando en adquirir bolsas o cajas con fines promocionales echa un ojo en Keke.es y tantea todas las alternativas que allí ofrecen.

La formación como regalo interno en las empresas

Las formas de conseguir trabajadores competentes, felices y, en definitiva, más comprometidos con nuestro proyecto y por lo tanto más productivos son muchas.

Una de ellas son las promociones, los incentivos por ventas, los dividendos por resultados o los detalles en función de los resultados de cada ejercicio, yendo estos desde un mínimo obsequio hasta auténticos regalazos, dependiendo tanto de la firma como del volumen de negocio con el que trabajan los distintos departamentos.

No obstante, uno de los mejores regalos que las empresas pueden realizar a sus trabajadores están vinculados con la formación constante destinada a la mejore de las capacidades profesionales de sus empleados en cada uno de sus campos. Algo que se traduce en una mayor capacitación de las plantillas, en trabajadores más y mejor cualificados y, en resumen, en personal preparado para crear de la mano de la empresa.

Ya sea a través de cursos enfocados a sus competencias, de cursos de idiomas, de liderazgo o que les pongan al día de las nuevas herramientas y sistemas de trabajo que van apareciendo cada poco tiempo, lo cierto es que son muchos los proyectos destinados a formar empleados que los empresarios deberían tener muy en cuenta en beneficio de sus trabajadores y de ellos mismos.

Solo hay que ver la cantidad de empresas y proyectos de formación de trabajadores que están apareciendo, la calidad de sus cursos, los precios competitivos que ofertan y, más recientemente, la posibilidad de ofrecer los cursos online en empresas como Academia Arquímedes en busca de una mayor flexibilidad tanto a la hora de atenderlos como a la hora de presentarse a exámenes de capacitación.

Estos permiten, tanto integrarlos en el horario laboral, toda vez forma parte de una serie de competencias que van a ser puestas en marcha en el día a día y durante los quehaceres diarios de los empleados, o bien fuera de ellos, para lo que se suele compensar con distintos tipos de incentivos.

Sea cual sea la fórmula elegida, lo cierto es que este tipo de cuidados internos dentro de las empresas son tenidos cada vez más en cuenta a la hora de escoger una u otra oferta de trabajo, además de mejorar notablemente la imagen que los profesionales de todos los sectores tienen de determinadas fórmulas de trabajo, promoción y trato a los empleados de una determinada firma.

Formación empresarial interna

No obstante, el trabajador que asiste a estos cursos recibe una formación que le convierte en un mejor profesional y más capacitado, que se podrá portar a otro proyecto en el caso de que decida sumarse a otro que le mejore las condiciones laborales o le cuide más, por lo que recibir formación sufragada por parte de una empresa, podemos concluir, solo tiene efectos positivos sobre las que deciden incorporarlos a su actividad.

En un mundo global, cada vez más competitivo, y donde los empleados necesitan estar a la última y sentir que forman parte de un proyecto del que vale la pena formar parte, formar a los trabajadores es el mejor regalo para la propia empresa.

Cómo debe ser un buen regalo de empresa

Los regalos de empresa se pueden dividir en dos grandes grupos. El primero, el de aquellos que tienen por objeto obsequiar a trabajadores, proveedores o clientes. El segundo, el que pretende fidelizar a estos últimos a través de detalles que marquen la diferencia en relación a nuestros competidores.

Así deben ser los mejores regalos de empresa

Si hay algo que ambos grupos tienen en común es la necesidad de tener presente el sector en el que está encuadrado nuestro negocio. Y es que, salvo que los regalos de empresa sean tan buenos que resulten enormemente atractivos por sí solos, lo ideal es que se produzca una asociación entre la empresa y el obsequio.

Adentrándonos en el primer grupo, y centrándonos exclusivamente en los regalos para trabajadores, deberemos tener claro que no es lo mismo tener un detalle con los empleados en función de objetivos, de si son conmemorativos por la llegada de fechas especiales como la Navidad o de si están enfocados a su uso cotidiano o con fines publicitarios.

En el caso de los primeros, es decir, aquellos que tienen como fin premiar la productividad de los empleados, suelen ser los mejores. Estos variarán en función de los logros obtenidos, siendo mayor cuanto más haya sido el logro conseguido por el empleado o departamento en cuestión. Si se va a premiar a un departamento, debemos optar por el mismo regalo para todos los integrantes. En el caso de que sea a uno solo, lo ideal será personalizarlo al máximo para que vea lo que se valora su esfuerzo en nuestro proyecto empresarial.

En cuanto a los regalos navideños, lo cierto es que no suele haber mucha creatividad, siendo las cestas el más elegido entre las empresas. Aquí la diferencia la marca el tamaño y la calidad de los productos que integran estas. Una comida en un restaurante de postín o una experiencia encaminada a hacer grupo son las mejores alternativas a la manida cesta.

Por último, centrándonos en aquellos detalles con los que pretendemos ahorrar gastos en el día a día de nuestros trabajadores podremos optar tanto por complementos del día a día, herramientas de trabajo o, incluso, detalles de decoración para la casa o pequeños electrodomésticos.

En esa misma línea se mueven los regalos de empresa que realizamos a nuestros proveedores o clientes. Ya que, si se pretende agasajar tras un buen negocio, premiar su fidelidad o tener un detalle en una fecha especial, optaremos por uno u otro regalo. Estos serán de mayor coste y más llamativos que los realizados a título individual a los trabajadores o equipos de trabajo y su valía variará en función de las cantidades que manejéis en vuestros negocios.

En último término dejamos a los regalos destinados a agasajar a nuestros clientes. Estos estarán íntimamente ligados a nuestra actividad y podrán ser mejoras de productos o servicios por fidelidad, muestras gratuitas, regalos de nuestros productos o, si no queremos invertir en exceso, detalles publicitarios destinados a facilitar sus quehaceres diarios que hagan las veces de soportes publicitarios cada vez que nos usen.