Los regalos publicitarios aumentan un 10%

Mantener un negocio a flote no es nada sencillo. Además de la durísima competencia local, nacional e internacional con la que se debe convivir desde la irrupción de internet y las grandes corporaciones de venta de todo tipo de productos en línea a lo largo de la vida del proyecto se debe capear con crisis que, a menudo, obligan a replantear nuestro modelo de negocio, nuestros gastos y nuestra inversión en publicidad.

Esa es la razón por la que muchos empresarios abandonaron durante lo peor de la pasada crisis su apuesta por regalos publicitarios y la misma por la que ahora están volviendo a contar con ellos, sabedores de los beneficios que tiene invertir en esta acción de branding y sampling a la hora de llegar a potenciales clientes.

Tanto es así que, según datos de la Asociación Internacional de Productos Promocionales (PPAI), la industria del regalo publicitario ha vuelto a superar los 20 millones de dólares anuales en el último curso, lo que supone un crecimiento cercano al 10%.

Dicho de otra manera, en el último año se han sumado un buen número de pequeñas y medianas empresas al obsequio de detalles promocionales decantándose, en la mayoría de los casos, por artículos funcoinales, útiles, divertidos y asociados a los intereses de su público objetivo.

Por sectores, los que más están invirtiendo en esta forma de marketing directo son las empresas dedicadas al sector empresarial, educativo y financiero, quienes ven en el regalo de detalles corporativos una estupenda forma de llamar la atención de potenciales clientes.

La otra gran razón por la que se está disparando el interés en este tipo de acciones de mercadotécnia está vinculada al efecto que estas tienen a la hora de crear filosofía de marca a través del marketing interno realizando acciones de entrega de regalos corporativos a empleados y familiares, lo que influye de manera decisiva en la manera en la que estos ven la empresa en la que trabajan y sus valores.

Acciones empresariales para crear valores y filosofía de marca

Junto a estos obsequios físicos, muchas empresas están optando también por incorporar pequeños sorteos económicos en ocasiones especiales como lo son las cenas de conmemoración o celebración de fiestas especiales como las Navidades, donde a los regalos de siempre se están sumando los ingresos en cuenta para sus empleados.

Empleados que, según un estudio del pasado curso, están optando cada vez más por abrirse cuentas nómina que les ofrecen un valor añadido como, por ejemplo, la que ofrece la cuenta Nómina Bankinter, obsequiando la fidelidad de sus clientes con descuentos y ofertas exclusivas que les ayudan a aumentar su capacidad de ahorro. Algo especialmente importante en tiempos como los actuales.

Esa es la razón por la que muchas empresas están incorporando programas de educación financiera a su plantilla, sabedores de que una plantilla ahorradora y que no pasa apuros en lo económico es más productiva y apegada a la empresa que la educa y la ayuda más allá de las cuatro paredes de las oficinas.

Invertir en productos promocionales sale barato

El número de pequeños y medianos empresarios que se están sumando a los grandes y que están empezando a apostar por acciones de regalo de productos promocionales no ha dejado de aumentar en los últimos años. Razones, como vienen indicando quienes apuestan por invertir en esta acción de marketing directo, no faltan.

Razones para invertir en productos promocionales

La primera razón y más importante tiene que ver con la elevada tasa de retorno que produce el ofrecimiento de obsequios promocionales al público objetivo que puede acabar convirtiéndose en cliente. En este sentido son varios los estudios que aseguran que estos generan una asociación positiva para con la empresa, estrechan lazos con los clientes y mejoran la imagen que el conjunto de la sociedad tiene de quienes le regalan algo. Todo esto se acaba traduciendo en lo más importante: un aumento en las ventas.

La segunda razón tiene que ver con la perdurabilidad del mensaje publicitario. Y es que, a diferencia de otro tipo de acciones publicitarias, los regalos promocionales, sobre todo aquellos de calidad que permiten un uso prolongado en el tiempo, multiplican los impactos.

Lo que nos lleva a la tercera razón, la que tiene que ver con el recuerdo de la maca. Y es que cualquier producto promocional con el logo de la marca recuerda a posibles consumidores que estamos ahí esperando a que les surja alguna necesidad que le podemos satisfacer, como profesionales.

La cuarta razón tiene que ver con la posibilidad de escoger entre miles de opciones, lo que permite a las empresas optar por aquellos que creen tienen más que ver con su sector o que van a tener más éxito en el momento o el lugar en el que se entreguen. Dado que son personalizables, además, permiten a las empresas enviarlos de forma individualizada en sus acciones de buzoneo

La quinta razón se desprende de un estudio que dice que, la entrega de regalos promocionales, es la acción publicitaria mejor valorada por los consumidores y, también, la que menos se percibe como publicidad, en tanto en cuanto genera una sensación positiva en quien recibe el regalo. Para ello, no es menos cierto, se tiene que regalar algo útil, valorado por los usuarios y que diga cosas buenas de la empresa que lo regala.

La sexta es la que dice que se trata de un gesto que permite fidelizar a los clientes con los que ya se cuentan, actuando en ellos como modo de recuerdo para que cuando requieran de aquello que ofrecemos vuelvan a contar con nuestros servicios.

La séptima es la que dice que se trata de una acción que proyecta una buena imagen de la firma que los entrega, generando una primera impresión favorable que influye de manera determinante a la hora de cerrar una nueva adquisición.

La octava, tiene que ver con el retorno. Y es que, dado que la mayoría de detalles publicitarios tienen un coste muy bajo, este tipo de acciones cuentan con un ROI de los más altos, en tanto en cuanto consiguen llegar de una forma muy sencilla y cómoda a muchísimos potenciales clientes. Esa es la razón por la que

Los productos promocionales que más éxito tienen

El número de empresas que se está apuntando a la fiebre por el reparto de regalos promocionales no deja de aumentar. La baja inversión que requiere para el alto retorno que produce está detrás de un incremento notable en una actividad que sirve tanto para darse a conocer, como para lanzar un nuevo producto como para hacer branding.

No obstante, para que las acciones de entrega de regalos publicitarios tenga éxito, esta debe proporcionar obsequios que satisfagan necesidades de quienes los reciben y que inviten a usarlos y moverlos en busca de multiplicar sus impactos y mejorar la imagen general de la marca que los sufraga. Vamos, pues, a ver cómo deben ser los productos promocionales para conseguir acciones de éxito:

Así son los productos promocionales de mayor éxito:

Según los últimos estudios que han tratado de averiguar cuáles son los productos publicitarios mejor valorados por los consumidores, la principal característica que estos deben poseer es la personalización. Es decir, que caiga el producto que de verdad valora la persona que lo recibe.

Esta es la razón por la que es necesario realizar un estudio previo a cada acción que determine qué producto y a quién se le debe entregar, así como dónde encontrarlo y el mejor momento para hacerlo. Y es que, como repiten una y otra vez las firmas que llevan sirviéndose de estos obsequios promocionales recurrentemente desde hace tiempo, solo conociendo las necesidades de la audiencia se puede crear una experiencia de marca que estreche el vínculo entre cliente y firma.

Para ello, subrayan, este debe ser útil, es decir, aportar un valor de forma instantánea, práctico, aportando un valor añadido a sus actividades diarias y de calidad, ya que solo aquellos que permanecen para el uso a lo largo del tiempo logran, de verdad, mejorar la imagen de marca, mientras de paso multiplican sus impactos tras los meses.

Además, estos deben ser atractivos, haciendo que quien lo posea se sienta privilegiado y, en la medida de lo posible, informativo, es decir, que hable de lo que le interesa a su potencial consumidor, de los valores de la marca. Es imprescindible que resulte deseable para quienes está dirigido y sirva para estrechar el lazo entre la marca y el receptor

La importancia de los regalos publicitarios para aumentas las ventas

Si bien no todos los regalos de empresa de éxito tienen por qué ser sentimentales, sí que el que hecho de que lo sean favorece el recuerdo de estos, mejorando la experiencia final de quienes lo reciben, lo usan y lo guardan. Como pueden ver echando un vistazo a todos los productos que tenemos en Keke, las opciones son casi infinitas. Se trata, pues, de pensar en cómo conseguir que, en la medida de lo posible, estos o lo que inscribamos en ellos, respondan a estas características que están demostradas influyen en la imagen de marca, el recuerdo a la hora de consumir un producto relacionado con la empresa y, en último término, en el aumento de las conversiones.

Regalos promocionales para hacer nuevos clientes

Los regalos promocionales llevan mucho tiempo entre nosotros. La razón es sencilla, estos se revelan como una excelente herramienta para promocionar un producto o servicio durante las 24 horas del día y en muy distintos escenarios cuando el obsequio regalo resulta de verdadero interés para quienes lo reciben.

De ahí que sea tan importante diseñar una buena estrategia que determine por qué es mejor hacer regalos promocionales que sampling o si es mejor combinarlo, cuál es la mejor fecha para llevarla a cabo, cuál es el lugar idóneo para dar con potenciales consumidores o si el reparto tiene que estar dirigido a un perfil concreto o lo que nos interesa es expandir al conjunto de la sociedad aquello que hacemos a través de regalos que inviten a conocernos.

Una serie de factores que influirán de manera decisiva en el éxito o el fracaso de cada acción de street marketing en la que hagamos entrega de unos presentes promocionales que inviten a su uso, paseo y exposición constante, lo que no resulta nada sencillo.

Regalos promocionales de éxito

Para conseguir los objetivos marcados en el plan de actuación es necesario dar con un producto que genere ganas de usarlo en quienes lo reciben. Porque estos, por definición, deben ayudar a incrementar el reconocimiento y la notoriedad de la firma que los entrega.

Uno de los errores más habituales que cometen las empresas que se lanzan por primera vez a una acción de reparto de regalos con fines promocionales es pensar que los productos que regalan que tienen que estar estrechamente relacionados con su proyecto. Nada más lejos de la realidad.

Da lo mismo si se trata de una camiseta, de un bolígrafo, de una bolsa de tela, de una tote bag o de un abanico si estos cumplen una función importante para quien lo recibe y le cae en gracia a este y a quien se lo ve utilizándolo. Cuando esto ocurre se está abriendo la puerta a que quienes no nos conocen lo hagan y a hacer branding con quienes sí nos conocen.

Según apuntan estudios como el que hacía público recientemente PPAI, el reparto de productos promocionales es una de las formas más efectivas en términos de rentabilidad y número de impresiones. Así sucede, al menos, cuando se diseñan con un objetivo claro y respondiendo a las preguntas que lanzábamos al principio del post.

Tal y como apunta el organismo citado anteriormente, la media de conservación de los productos regalados suele superar los cinco meses, lo que significa miles de impactos publicitarios en el conjunto de la sociedad que repercuten en la imagen de marca.

En esa misma línea, PPAI apunta a que casi nueve de cada diez receptores de este tipo de obsequios recuerda la marca y a lo que se dedica, así como el lugar en el que lo recibió. Además, por si esto fuera poco, el estudio subraya que quienes reciben presentes promocionales mejoran la imagen de la firma que lo regala y, en uno de cada tres casos, le ayuda a decidir compras futuras en favor de la empresa en cuestión.

Regalar cambios de imagen para mejorar la productividad

Los factores que influyen en la productividad laboral son muchos y muy variopintos. Además de contar con los mejores medios, herramientas, programas y de contar con una estructura bien organizada que favorezca las rutinas productivas hace falta mucho más para sacar el 100% de los empleados.

Así lo vienen confirmando distintos estudios vinculados a la productividad laboral que ponen el foco en aspectos tan conocidos como la necesidad de contar con un gran grupo humano en busca de un ambiente laboral propicio para que cada empleado se entregue al máximo y en otros tan desconocidos como los que influyen en el bienestar físico y mental de los trabajadores como lo es, por ejemplo, su salud corporal y anímica.

Y es que la autoestima, la confianza en uno mismo y la idea que nosotros tenemos de nosotros mismos y que creemos tienen de nosotros, influyen de manera decisiva a la hora de sacar el máximo de un trabajador, tal y como apuntan informes realizados por psicólogos de algunas de las empresas más potentes del mundo.

Esa es la razón por la que cada vez más empresarios están incorporando psicólogos a sus plantillas, sabedores de la importancia que tiene la detección de cualquier problema de esta índole a la hora de recuperar la versión más productiva de cualquier empleado.

Y como la mejor manera para no esperar que las cosas se acaben solucionando tarde y mal es tomar cartas en el asunto hasta solventar los problemas, muchas corporaciones están apostando, también, por proporcionar ayudas, a menudo sorpresa en forma de regalo, para que aquellas personas que tienen un problema de autoestima relacionado con su imagen, puedan solucionarlo lo antes posible pasando por quirófano.

Préstamos para operaciones de estética, ayudas totales o parciales para quienes quieren cambiar su imagen puedan hacerlo lo antes posible o firmar bajas pagadas durante los días que los empleados tienen que dedicar a la intervención y la recuperación son algunas de las medidas adoptadas por las empresas que más cuidan la salud física y mental de quienes forman parte de su engranaje.

Aquellos que más mimo pone en esta cuestión sufragan total o parcialmente los desplazamientos a centros especializados en operaciones de estética como los que se encuentran en Turquía donde algunas de las intervenciones que más se realizan son la rinoplastia o modificación de la forma o el tamaño de la nariz, el lifting o rejuvenecimiento del rostro a través del estiramiento facial o el aumento de glúteos y senos en los que, además del tamaño, se modifica la forma y el lugar en el que reposan estas partes nobles.

La importancia de la confianza en uno mismo y la autoestima en el trabajo

Sea como fuere, si algo están demostrando los no pocos estudios científicos relacionados con la salud física y sobre todo mental de los trabajadores es que estar bien con uno mismo y contar con unos buenos niveles de autoestima son capitales para poder exprimirse al máximo durante la jornada laboral. Algo que cada vez tienen más en cuenta las empresas mejor valoradas por sus trabajadores.

Regalos publicitarios para la vuelta al cole

Cada vez son más las empresas que se decantan por incorporar a sus campañas publicitarias acciones de marketing como lo son los regalos publicitarios, en parte por su bajo coste y por su elevada tasa de retorno.

Muchas de las que eligen hacerlo aprovechan la vuelta al cole para repartir regalos publicitarios relacionados con el material escolar, sabedores de la cantidad de impactos que estos generan, tanto en el entorno escolar, como más allá de él en pequeños y mayores.

Algo por lo que apuestan tanto pequeñas y medianas empresas como multinacionales. Y es que basta con echar un vistazo a los bolis y libretas que tenemos por casa para comprobar la facilidad con la que recurrimos a ellos… y la facilidad con la que cambian de mano multiplicando así el número de impactos por obsequio.

El Material escolar como soporte publicitario efectivo

Además de bolígrafos que incorporan el logo y/ la dirección del anunciante o de libretas con el logotipo y alguna frase que revele los principios o valores de la empresa, además de alguna serigrafía en las páginas interiores, son muchos los soportes publicitarios que sirven como regalos de empresa en la vuelta al cole.

Un buen ejemplo de ello son las calculadoras. Tan importantes para los pequeños y que tienen una importante carga de mensaje al apostar por un elemento sencillo, preciso y asociado al mundo de la ciencia. Algo muy parecido a lo que transmiten las memorias o USB con publicidad.

Qué decir de las pizarras, ya sean para llevar a clase o para colocar en la nevera para apuntar todo tipo de mensajes. Un soporte, este último, que todas las familias y utilizan regularmente generando un número de impactos enorme.

Más clásicos son las camisetas con el logo y algún motivo o inscripción relacionada con la empresa y que los pequeños pueden hacer servir para ir a clase, para hacer deporte o para ponerse en una excursión si logramos confeccionar un diseño divertido que guste a los más pequeños. Algo parecido a lo que sucedería con las gorras publicitarias.

Ahora, si hay un soporte publicitario que tiene una gran acogida tanto para la vuelta al cole como para ser utilizado por los mayores en su día a día, esas son las bolsas publicitarias. En especial las bolsas de lino que sirven tanto para que los pequeños lleven el material escolar o el almuerzo al colegio, como para que los mayores la hagan servir de bolso, como bolsa de la compra o como bolsa de playa.

Un elemento, este último, que como las botellas reutilizables o las fiambreras para el patio o el almuerzo que tanto peques y mayores utilizan para su jornada laboral, tienen asociados muchos mensajes positivos como lo son la concienciación por el cambio climático o el apoyo al medio ambiente asociando un proyecto laboral a unos valores cada vez más importantes a la hora de hacer branding y decidir compras en unos consumidores que exigen valores añadidos de este tipo para fidelizarse.

El jamón, la estrella de las cestas de Navidad de empresa

El verano llega a su fin y, con el otoño llamando a la puerta, resulta imposible no ver al final de las hojas del calendario cómo asoma la Navidad y todo lo que ella lleva aparejada tanto para los trabajadores como para los empresarios.

Y es que en el caso de estos últimos, además de la organización de las vacaciones y las pagas, un elemento emerge con fuerza desde hace un tiempo. Nos referimos, cómo no, a las cestas de Navidad para empleados. Una tradición que se ha trasladado de las grandes corporaciones a todo tipo de proyectos empresariales por pequeños que sean y que muchos emprendedores empiezan a organizar ya en busca de conseguir las mejores cestas a los mejores precios.

Si algo no puede faltar en las mejores cestas, según revelan quienes tienen la fortuna de recibir una cada mes de diciembre, eso es el jamón. Un elemento clave que se ha convertido en el elemento estrella de muchas cestas de Navidad de empresa y que, como afirman muchos empleados, sirve para distinguir si nos encontramos ante una gran cesta o ante una cesta más.

Sobre todo en aquellas empresas en las que se aprovecha este detalle para agradecer los servicios prestados a sus profesionales a través de una cesta compuesta por distintos productos gourmet o de máxima calidad como puedan ser el caviar, el aceite de oliva virgen extra, un vino reconocido o un estupendo jamón de Huelva de La Serranía de Macías, el mejor valorado por los consumidores, entre otros embutidos de postín que lo acompañen.

Si atendemos a estos sondeos en busca de conocer qué elementos resultan imprescindibles y, por lo tanto, no pueden faltar en ninguna cesta de Navidad de empresa que se precie vemos cómo encontramos ingredientes tan familiares y deliciosos como cervezas, vino y licores en el apartado de las bebidas; bombones de distintos tipos; aceites de oliva; conservas dulces o saladas; turrones típicos navideños y, además del jamón, clave en toda cesta, otros embutidos.

Jamón: la diferencia entre una buena cesta de navidad de empresa y una cesta más

No obstante, es importante recordar que a menudo no se trata de cuántos elementos porta la cesta, de cómo de grande es, de cómo de pomposa se sirve, sino de que lo que contenga, aunque sea poco, sea bueno. Porque si algo tienen claro los que reciben las cestas navideñas es que más vale poco bueno que mucho malo. De ahí que cada vez se apueste más por cestas menos aparatosas y de más calidad.

Dicho esto, si eres empresario y quieres organizar una cesta de Navidad estupenda sin dejarte el bolsillo en el intento, ponte manos a la obra cuanto antes porque es ahora, tras el verano, cuando empiezan los pedidos y las ofertas para aquellos que no dejan las cosas para la última hora. Y recuerda, no hay cesta de Navidad de empresa que se precie si esta no lleva jamón. Sobre todo si este es bueno. Ya que te pones, mejor elegir lo mejor.

Regalos de empresa, imprescindibles para hacer branding

Si tienes un negocio ya lo sabes. El número de competidores a los que tienes que hacer frente aumenta cada día en todo el mundo, en tanto en cuanto tus potenciales clientes no solo buscan y rebuscan en internet antes de comprarlo todo, sino que no tienen ningún problema en comprar a cualquier empresa del planeta, si esta les ofrece mejor precio, mejor calidad o les aporta un mayor valor añadido del que tú les ofreces.

Es por eso que cada vez más empresas -de todos los tamaños y sectores- escogen alguno de estos tres caminos: ofrecer mejor precio (casi imposible con los competidores asiáticos y Amazon), ofrecer mejor calidad (lo suele implicar una mayor estructura) u ofrecer algo que no ofrece el resto y que se convierte en su gran valor añadido (para lo que es imprescindible trabajar mucho y bien el branding).

Detalles de empresa como soporte publicitario

Esto no es otra cosa que al proceso de creación y construcción de unos valores y una filosofía a la que asociar un proyecto o una marca. Algo que se puede hacer desde muy distintas vertientes: trabajando mejor que nadie los procesos de producción, teniendo una política de empresa abierta, optando por un desarrollo sostenible, ofreciendo una mejor atención al cliente y realizando todo tipo de acciones que te vinculen a una serie de valores y que comunicamos a nuestro público objetivo a través de distintas acciones de mercadotecnia.

Una de las que mejor tasa de retorno ofrecen, muy por encima de las acciones de publicidad directa clásicas, es el reparto de regalos de empresa o detalles publicitarios. Algo que podemos hacer tanto a través de acciones de street marketing en calles concurridas o centros comerciales, de repartos en eventos a los que queremos asociar nuestras imagen por el tipo de valores que desprenden o también a través de acciones de sampling en campañas de buzoneo.

Opciones a las que hay que sumar el reparto de todo tipo de material de oficina y detalles de empresa para el día a día para los trabajadores, colaboradores y socios de la empresa, ya que cada vez que estos hacen uso de alguno de estos obsequios están haciendo publicidad a la marca y al proyecto. De ahí que sea tan importante elegir qué tipo de regalos de empresa queremos adquirir para regalar.

Productos que podrían variar en función del tipo de empresa que tengamos. Algo que también influirá a la hora de escoger el tipo de logo, motivo o frase que incorporaremos a estos regalos de empresa y que también cuentan algo de nosotros, como lo hace el regalo en cuestión y el lugar y la forma en la que este ha sido regalado.

Si bien parece toda una ciencia complicadísima, lo cierto es que basta con saber que este tipo de acciones de publicitarias tienen un gran impacto con muy baja inversión y que pueden marcar la diferencia si se realizan de la mano de profesionales. Se trata de macar la diferencia frente a nuestros competidores.

Los regalos publicitarios más populares

Cada vez son más las empresas que optan por realizar campañas publicitarias que integran el sampling o la entrega de regalos publicitarios con la intención de darse a conocer, dar a conocer un nuevo lanzamiento o para intentar mejorar su imagen de marca.

Lo que hasta hace algún tiempo era visto por algunos empresarios con poca visión de futuro como un gasto innecesario, se está convirtiendo en una parte capital de la estrategia de comunicación y publicitaria de todo tipo de empresas de todos los sectores.

Y es que independientemente del tamaño o de a lo que se dedique la empresa, todas necesitan ampliar los márgenes de su proyecto a nuevos clientes potenciales, además de fidelizar a los que ya lo son a través de detalles que, a su vez, generan un impacto notorio gracias al boca a boca entre consumidores.

El mundo de los regalos publicitarios es casi tan amplio como el de empresas que optan por realizar campañas de este tipo. Y es que estos pueden ir desde muestras de aquello que venden, hasta suscripciones gratuitas a sus servicios en línea durante un tiempo determinado, pasando por los clásicos detalles que se conocen son necesarios en el día a día de sus potenciales clientes y que producen impactos constantes a través del logo de la empresa.

Sea como fuere, si en algo coinciden todos los expertos en marketing empresarial en general y en las acciones publicitarias con regalos publicitarios en concreto es en que todos los regalos tienen que ser representativos de la empresa, originales y servir de soporte publicitario para que tanto quienes los usan como quienes los rodean reciban el impacto deseado.

Los regalos publicitarios más comunes

Si en algo coinciden todos los regalos publicitarios es en la inclusión del logo de la empresa que lo regala en el detalle en cuestión, variando el lugar en el que este se coloca, el tamaño y la inscripción adicional que algunos incorporan.

A continuación vamos a ver los regalos publicitarios más populares:

Bolsas de tela: La lucha contra el plástico a nivel global y el hecho de que estas bolsas sirvan tanto para ir a la compra, como de bolso diario o de playa sirven para transmitir ese mensaje de concienciación con el medio ambiente por un lado y para ofrecer un producto de uso diario capaz de conseguir miles de impactos en cada jornada en la que es usado.

Llaveros: Este tipo de artículos de uso diario tienen una especial incidencia en quienes los utilizan, ya que son varios los impactos diarios que producen en sus usuarios. Por motivos obvios son los preferidos por las empresas automovilísticas y de alquiler de coches.

Pendrives: Uno de los que más se agradecen por parte del gran público -sobre todo del joven- dada la gran utilidad que estos tienen para transportar con comodidad grandes cantidades de archivos.

Bolígrafos: Probablemente uno de lo más clásicos por permitir grandes mensajes y por la cantidad de manos que suelen pasar estos objetos.

Camisetas: Otro clásico de entre los clásicos por la capacidad para transmitir mensajes que tienen y la cantidad de impactos que generan a pie de calle.

Mecheros: Si hay un objeto que cambia de manos cada poco tiempo por excelencia esos son los mecheros. De ahí que muchas empresas, sabedoras de que los fumadores siempre andan caninos de ellos y que cambiarán de mano, aprovechan para regalar encendedores.

Abanicos: Uno de los regalos publicitarios más utilizados durante el verano. Es ideal para llevar tu logo a las playas y a las zonas de veraneo.

Además de estos indicados anteriormente, también merecen mención especial las fundas de móvil, las libretas o los calendarios.

Los regalos personalizados, los mejor valorados

dicen que hay una cosa que haga más ilusión que un regalo y eso es regalar. Sea mejor una u otra, lo cierto es que a todos nos gustan tanto recibir algo por sorpresa, como sorprender y ver la cara de quien recibe un presente que no se esperaba y que le ha gustado.

Es precisamente esto último, lo de acertar a la hora de regalar, lo más complicado a la hora tanto de ser agasajado como de agasajar. Y es que hay que conocer mucho a la persona a la que se le regala o encontrar un regalo capaz de seducir a un nutrido grupo de personas para garantizarse el éxito regalando cualquier cosa.

Dicen los expertos que lo más importante de regalar es que con este gesto tan sencillo como el de ofrecer algo nuestro a otro le estamos demostrando que nos importa. También que cuando los regalos son personalizados, estos suelen tener una acogida mucho más agradecida que cuando no lo son. De ahí que cada vez más personas o empresas opten por estos presentes para tener un detalle para con quien aprecian.

Regalos personalizados con los que triunfar

Llamamos regalos personalizados a todos aquellos presentes que, o bien se hacen teniendo en cuenta los gustos u aficiones de quien los recibe, o bien llevan grabado su nombre o una dedicatoria de quien lo hace a quien lo recibe.

A la hora de personalizar hay muchas maneras de hacerlo. La primera, optando por un diseño, un color o un estampado personalizado con los gustos o el nombre de quien lo va a recibir. La segunda, ofreciendo un presente que responde exactamente a los gustos más peculiares y particulares de quien lo recibe.

Según apuntan los mismos informes a los que hacíamos referencia más arriba, puestos a triunfar, nada mejor que dar con la tecla sentimental y hacerlo en fechas concretas en las que sabemos que estas pueden aportar un plus al regalo en cuestión. Estas suelen ser las Navidades, el cumpleaños, un aniversario, el día de San Valentín o el día en el que a quien se le regala celebra un hito personal o profesional sin esperar que se le felicitará con un regalo ‘ad hoc’ para la ocasión.

No obstante, cabe subrayar que existe otra tendencia que opina que no hay nada mejor para sorprender -siendo esta parte imprescindible a la hora de multiplicar el grado de satisfacción del regalado- que hacer un regalo un día ordinario, fuera de cualquier fecha especial y en un día completamente ordinario. Quienes defienden esta tesis aseguran que esta es la mejor forma de subrayar que alguien nos importa y que no tenemos el detalle para con esta persona forzados u obligados por las fechas.

Sea como fuere, como decíamos al principio, recibir un regalo y más si este se ha hecho pensando exclusivamente en agradarnos tocando algo de nosotros, la satisfacción que se obtendrá será poco comparable, máxime si este viene de alguien que nos importa y no nos lo esperábamos.